Junior Cooperativas

Testimonio de Markel Gibert, socio fundador de TZBZ, consultoria de innovación aquí

En Julio del 2013 el lehendakari  de la Comunidad Autónoma del País Vasco presentó  junto al Rector de Mondragon Unibertsitatea, Iosu Zabala, la adaptación aprobada en la legislación vasca por el que los estudiantes de Euskadi podrán formar cooperativas de trabajo denominadas ‘Junior Cooperativas’. La medida se enmarca en el Plan de Reactivación del Empleo aprobado por el Gobierno Vasco y en el marco del programa de fomento del emprendimiento en el Páis Vasco. La Facultad de Empresariales de Mondragon Unibertsitatea y su centro de investigación MIK realizaron un estudio y posterior propuesta al Gobierno Vasco para impulsar una vía que permitiera a los estudiantes la creación de cooperativas durante su formación para poner en práctica sus conocimientos. Esta fórmula, existente en Finlandia desde hace años y que permite a los estudiantes del país nórdico crear una cooperativa para emprender de forma real, facilitará sin duda el emprendizaje en Euskadi, y mejorará la formación de los jóvenes en relación al emprendizaje.

El objetivo de estas cooperativas el proporcionar a sus socios (estudiantes) puestos de trabajo mediante la producción de bienes y servicios a terceros. Los socios serán personas físicas, que podrán trabajar a tiempo completo y parcial. De esta forma los alumnos serán socios usuarios mientras desarrollan un proyecto y socios colaboradores cuando no desarrollen ningún proyecto.

 

Descripción de las junior cooperativas

Esta nueva clase de cooperativa se denomina “Junior Cooperativas”, en atención a la “previsible juventud” de sus socios y cuyo fin últimoes aprender a emprender. Su objetivo es convertirse en un instrumento práctico y real para que sus miembros aprendan a gestionar una cooperativa. Es una sociedad cooperativa con un objeto social claro: la implementación práctica de las habilidades y los conocimientos que los socios usuarios adquieren en calidad de alumnos.

Hasta ahora las normas que regulaban las sociedades cooperativas en Euskadi no contemplaban de forma expresa las cooperativas constituidas por alumnos cuyo objetivo era desarrollar una actividad para poner en práctica sus conocimientos mediante el trabajo. Esta innovadora forma de aprendizaje nació hace tiempo en la Universidad de Jyväskylä (Finlandia) y se aplica con éxito en varios países del mundo. Se trata de un modelo y método totalmente innovador, donde los estudiantes son los auténticos protagonistas en el proceso de adquisición y desarrollo de las competencias de una persona emprendedora, un método de enseñanza basado en el “Learning by doing /Aprender Haciendo”. La formación que reciben los estudiantes se desarrolla sobre todo a través de una práctica real mediante la creación y el lanzamiento de distintos proyectos que ellos mismos han diseñado.

Este hecho supone un valioso instrumento educativo para aprender cómo funcionan y cómo se gestionan en la realidad las cooperativas. Además la puesta en marcha de este modelo en Euskadi, aportará importantes ventajas al tejido empresarial del entorno, ya que además de la constitución de nuevas cooperativas durante el periodo de aprendizaje de sus miembros, existen muchas posibilidades de que los socios prosigan su carrera profesional mediante una creación de una empresa, posiblemente, como una sociedad cooperativa.

Cookie Settings