Las Sociedades Laborales

Hace algo más de 30 años nacieron las primeras Sociedades Laborales, se constituyeron para dar respuesta a una crisis económica provocada por la crisis del petróleo en 1973, se trataba de un contexto donde se produjeron abandonos empresariales, donde no  había una estructura de Estado formada, ni había una política industrial de respuesta.

Durante todos estos años se ha podido demostrar que las Sociedades Laborales son empresas integradas en el territorio, comprometidas con su entorno y que hacen país. Son Empresas que han sabido resolver los conflictos internos en silencio, siendo ejemplo de paz social.

Son Empresas en las que las personas organizadas en un proyecto común han superado dificultades, compitiendo como iguales en una economía de libre mercado sin ayudas distintas de las posibilidades que ofrece la capitalización de desempleo o del Fondo de Garantía Salarial, pero sólo para personas que provenían de una empresa anterior.

Las Sociedades Laborales son Empresas:

  • En las que se procura a todas las personas una vida laboral que facilite su realización
  • Donde el capital  se configura como un instrumento para hacer posible esa vida laboral diferente
  • Donde se renuncia a especular con los bienes para posibilitar la continuidad de la empresa como proyecto compartido.
  • Que acogen a las empresas de capital que son las Sociedades Laborales porque son las propias Sociedades Laborales las que quieren formar parte de él.
  • De personas y para las personas que utilizan el capital como un medio.

En paralelo, desde el nacimiento de las Sociedades Laborales hasta finales de los años ochenta se vino acuñando en España el término de Economía Social sin definición específica que uniera a distintos modelos de empresa en un nexo común explícito. Se sobreentendía la idea de Economía Social, aunque cada organización que la reivindicaba pudiera tener una idea diferente.

Las Sociedades Laborales  son sociedades que perteneciendo a la Economía Social, compiten en el mercado de igual a igual con las empresas convencionales. En España es a partir del 2011 cuando existe un concepto legal que agrupa a diferentes entidades, La Ley de Economía Social, entre ellas las Sociedades Laborales. Aunque sean sustancialmente diferentes con respeto a otras entidades que se recogen en la Ley de la Economía Social, comparten con ellas el valor de la persona y el compromiso con el entorno y la sociedad. Haciendo suyas los principios orientadores que establece La Economía Social. 

  • Primacía de las personas y del fin social sobre el capital, que se concreta en la gestión autónoma y transparente, democrática y participativa
  • Aplicación de los resultados obtenidos de la actividad económica principalmente en función del trabajo aportado y servicio o actividad realizada por los/as socios/as
  • Promoción de la solidaridad interna con la sociedad que favorezca el compromiso con el desarrollo local, la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, la cohesión social, la inserción de personas en riesgo de exclusión social, la generación de empleo estable y de calidad, la conciliación de la vida personal, familiar y laboral y la sostenibilidad
  • Independencia respecto a los poderes públicos 

Por otra parte, cabe señalar que en estos treinta años de existencia de la Sociedad Laboral, ha habido tres reflexiones importantes, según palabras del presidente de ASLE, Carlos Pujana; la primera tratando de dotar de filosofía a un movimiento surgido desde la necesidad, pero ausente de grandes principios y de referencias orientadoras. Esta primera reflexión permitió, según el Sr. Pujana, formalizar contenidos culturales que luego han sido de base de la formación en autogestión de los socios de las empresas.

La segunda reflexión se centró más en los aspectos de gestión para presentar este modelo de empresa a la sociedad como una empresa competitiva. Las conclusiones de esta reflexión pusieron en valor las ventajas de este modelo de empresa en comparación a la empresa convencional.

La tercera reflexión, realizada recientemente, pone a disposición de todas las personas, las claves de una empresa diferente, más participada y participativa, más flexible, con valores más sólidos, con visión estratégica y comprometida con su entorno y con la sociedad en la que se ubica. Se hacen aportaciones sobre cómo entender la Sociedad Laboral basadas en la experiencia de todos los años, el papel del socio trabajador, la vinculación de la persona con la empresa y en la generación de un proyecto de vida laboral.

Cookie Settings